Vende, alquila o comparte tus inmuebles en PUBLICASA.es, un portal inmobiliario de uso gratuito tanto para particulares como empresas.


El Maíz está a favor de:

  • El Estado da empleo a los que lo soliciten.
  • Suprimir Convenios Colectivos.
  • Eliminar las prestaciones por Desempleo
  • El despido libre.
  • Supresión de las cuotas de la Seguridad Social.
  • Sanidad Universal y Gratuita.
  • Pensión Base de Jubilación Universal.
  • Suprimir Sindicatos (las ayudas que reciben).
  • Suprimir liberados Sindicales.


¿Se puede vivir sin Sindicatos?

PROS:

  • Menores Gastos para el Estado (y para todos) al eliminarse las subvenciones a Sindicatos.
  • No se organizan huelgas inútiles, interrumpiendo la producción de un país y empobreciéndolo.
  • Se reducen los gastos de las empresas y se aumenta su productividad.
  • Se eliminan las cuotas sindicales y los liberados.

CONTRAS:

  • Las marisquerías reducen sus ingresos.
  • Los cerrajeros también reducen sus ingresos.
  • Los de las pancartas siguen ganando lo mismo, como siempre son las mismas.

¿Le gustaría que el Estado le diese un trabajo cada vez que lo necesitase aunque fuese por un sueldo mínimo?

0%

0%

0%


Número total de votos: 0

EL MAÍZ está a favor del despido libre, de la supresión de los sindicatos y de eliminar los convenios colectivos para pequeñas y medianas empresas.

(Si hay algún sindicalista que tras leer ésta línea tenga un dolor punzante en el pecho y hormigueo por el brazo izquierdo le recomendamos que llame sin más dilación al 112 de Emergencias)

Bueno, ya está dicho. Antes de exponer el porqué piensa así EL MAÍZ hay que aclarar que en el caso de iniciarse una Reforma Laboral su aplicación sería para las nuevas contrataciones, por lo que los trabajadores que tienen acumulados una serie de derechos como indemnizaciones, desempleo, jubilación, etc. las seguirían manteniendo. ¿Vale?. Una vez más tranquilos vamos a empezar el razonamiento.

Antes, en el capítulo de la Reforma Monetaria, se comentaba que debido a la supresión del dinero en efectivo y al nuevo régimen fiscal, se habían convertido todas y cada una de las personas físicas de España en empresarios. Y que algunos de estos empresarios reuniendo medios materiales, económicos y personales se habían agrupado formando Sociedades para obtener un beneficio común. Dicho de otro modo, en el nuevo Sistema todos somos empresarios. No lo olvidemos de aquí en adelante.

Sobre el coste del puesto de trabajo

Un puesto de trabajo tiene un coste iceberg, y no me refiero a que se congelen los salarios, sino a que fuera de la vista existen unos grandes costes que el trabajador que recibe su salario no ve. Vamos con un ejemplo a ver cual sería la situación actual para un trabajador que se lleva cada mes 1000 euritos limpios de polvo y paja. Para el empleador el precio de este mileurista le ha costado el primer año la cantidad de 23.500 euros, mientras que el trabajador ve que sólo ha recibido 14.000 euros. ¿Donde han ido entonces esos 9.500 euros que faltan? Pues han ido a pagar las cuotas de la Seguridad Social (5.500-€), las retenciones de hacienda(2.500-€) y una provisión de fondos de 1.500 euros anuales que tendrá que pagar el empleador a su empleado como indemnización cuando ya no lo necesite más.

Visto de éste modo, para que un empresario pueda contratar a este pobre y común mileurista, el puesto de trabajo le tiene que producir un rendimiento de más de 23.500 euros anuales, porque de otro modo no le resulta rentable contratarle y tendremos a un mileurista en el paro y a un empresario estancado y sin producir (y posiblemente también en el paro).

En el capítulo de la Reforma Fiscal ya tratámos el tema de suprimir las cotizaciones a la Seguridad Social, a lo cual añadimos a éste capítulo el despido libre con lo que el puesto de trabajo se ha abaratado en 7.000- euracos del ala. En este caso el coste del puesto de trabajo es ahora de 16.500-€ con lo que al empresario le resulta rentable la contratación y tenemos un parado menos y un empresario más productivo.

Y en esto que salta el mileurista; ¡pero coño, que así me quedaré sin indemnización!. A lo que le responde el empleador: -Indemnización ¿de qué?. De que crees que te tengo que indemnizar, alma de cántaro, que si no hubiese sido por que se rebajó el coste del puesto de trabajo todavía seguirías tú, en el paro, y yo, sin producir, con las manos atacas y en la misma cola del inem que tú.

El mileurista se quedó pensativo unos segundos y dijo: -Pues mira que tienes razón, trabajando contigo aprenderé mucho mejor que en cualquier cursillo de los que daba el inem y en el caso de que me despidas o me vaya yo porque tenga una mejor oferta (de todas formas no tengo indemnización), estaré formado y con experiencia, con lo que siempre podré montar mi empresita, yo solo o con algunos socios y si las cosas me van muy mal, aunque peor remunerado, el Estado siempre tendrá un trabajo para mí. (Nota de EL MAIZ: esto último no es ciencia-ficción eh!, sigan leyendo y lo entenderán).

Sobre el desempleo y la estabilidad en el empleo

Al escribir estas líneas España tiene cinco millones de desempleados. Una de cada cinco personas en edad de trabajar y que quiere hacerlo no puede, y en algunas zonas de España esto le sucede a una de cada tres personas, muchas de las cuales llevan largas temporadas desempleadas y no están recibiendo ningún tipo de prestación. Por otro lado destacan el porrón de funcionarios que tenemos y el empeño de los sindicatos en que los contratos laborales sean "para siempre" (como los Diamantes).

Hay que diferenciar entre continuidad en el empleo y continuidad en la empresa. A nuestros amigos los Sindicatos les gusta la continuidad en la empresa, donde con sus convenios y tratos con el Gobierno atan fuertemente a la empresa con el empleado y al mismo tiempo al empleado con la empresa con el resultado de que cuando las cosas se tuercen las empresas quiebran y el empleado pasa al desempleo donde permanecerá largas temporadas chupando dinero del Estado obligado a no hacer nada, deprimiéndose y enfermándose.

En el nuevo Sistema se busca la continuidad en el empleo, donde las personas en una u otra empresa, por su cuenta o para el Estado están siempre trabajando. Existe, por lo tanto, una gran movilidad laboral, las personas que dejan un empresa no tardan en encontrar empleo en otra o en trabajar por su cuenta. No existe el miedo en dejar una empresa y no se pierde nada por hacerlo, y en el caso de que las cosas se tuerzan mucho siempre podrán acudir al trabajo que les dé el Estado. Además, en épocas de crisis las empresas se adaptan mucho mejor a la nueva situación económica y no tienen porqué cerrar.

En el nuevo Sistema no existe prestación por desempleo por la simple razón de que no existen parados, sólo personas que no quieren trabajar y que por lo tanto no cobrarán ni un euro del Estado, o sea, de los demás. Cuando una persona no encuentra ocupación siempre podrá acudir al Estado, donde bajo un sueldo mínimo deberá aceptar cualquier trabajo que le de la Administración, la cual tratará de adaptarlo a las características del demandante, pero si no hay plazas y por ejemplo un médico tiene que trabajar barriendo las calles o cuidando jardines, estará obligado a ello (y a hacerlo bien) si quiere percibir un salario.

Sobre los Sindicatos y los Convenios Colectivos.

Visto que ahora todos somos empresarios, ya me dirán para qué nos van a servir los Sindicatos, ¿para montarnos una huelga contra nosotros mismos?, siempre uno mismo se puede palillear su propio negocio, o autocriticarse. Que quede claro que EL MAÍZ no quiere prohibir por ley los Sindicatos, sino suprimir todas las ayudas, subvenciones y financiación que reciben del Estado y las Empresas, así como eliminar la figura del "liberado Sindical".

En cuanto a los Convenios Colectivos también EL MAÍZ está a favor de su desaparición, sobre todo de la palabra "colectivo", ya que no es lógico aplicar unas normas a una gran empresa consolidada que a otra pequeña y emergente aunque se dediquen a lo mismo. En cambio sí que sería necesaria una normativa interna en las grandes empresas que regulase la actividad laboral para una trato igualitario y preestablecido entre sus propios trabajadores.

Hablando de los Sindicatos no podemos dejar de mencionar el Derecho a Huelga. Ese derecho que ejercen los Sindicatos y que sirve para joder a todo el mundo, a empresarios (que somos todos) y a trabajadores (empresarios que trabajan para otro empresario), estancan la productividad de un país, lo empobrecen y sus actos están siempre dirigidos a mantener su propio poder. EL MAÍZ no quiere prohibir, ni mucho menos, el derecho a la Huelga, pero ya me dirán que sentido tiene cuando con el nuevo Sistema un trabajador a disgusto puede dejar la empresa cuando quiera, y del mismo modo, un empresario que vé que un trabajador no le cumple, lo puede despedir cuando quiera, y sin mayores traumas, ya que sabe que no se va a morir de hambre porque siempre podrá recurrir al Estado. ¿No se les ha ocurrido pensar que el empeño de los Sindicatos de no abaratar el despido es porque de éste modo el seguimiento de sus huelgas a pesar de las amenazas, coacciones, palilleros, piquetes y mariscadas sería mucho menor?¿Han pensado que los Sindicatos en vez de ocuparse de crear empleo se están ocupando de ellos mismos y de no perder su posición y poder?

Dejando de lado (y bien lejos) a los Sindicatos, nuestro mileurista y empresario se están preguntado: En el nuevo Sistema ¿Voy a tener que estar trabajando toda la vida?, ¿Cuándo me podré jubilar y cuánto cobraré?. De todo esto escribiremos en el siguiente capítulo: