Vende, alquila o comparte tus inmuebles en PUBLICASA.es, un portal inmobiliario de uso gratuito tanto para particulares como empresas.



El Maíz está a favor de:

  • El Estado da empleo a los que lo soliciten.
  • Supresión de las cuotas de la Seguridad Social.
  • Sanidad Universal y Gratuita.
  • Pensión Base de Jubilación Universal, no sólo para los que han trabajado
  • Jubilación voluntaria, se podrá seguir trabajando y al mismo tiempo cobrar la pensión


¿Es conveniente que dejemos de trabajar al llegar a la edad de jubilación?

PROS:

  • Podemos hacer puzzles.
  • Aprendemos el oficio de la Construcción.
  • Vemos en la Tele a Belén Esteban (o a Pilar Rubio, depende del género).
  • Aprendemos a jugar a la petanca.

CONTRAS:

  • Tenemos menos dinero
  • No sabemos que hacer.
  • Nos sentimos inútiles.
  • Nos deprimimos y enfermamos.
  • Damos el coñazo a familiares.
  • Y también damos el coñazo a completos desconocidos.

¿Qué opina de la Reforma de Pensiones del nuevo Sistema?

0%

0%

0%


Número total de votos: 0

Sobre la Jubilación, su edad y las Pensiones

Actualmente se están pagando las pensiones con el dinero que ingresa el Estado por las cotizaciones de la Seguridad Social a las que están obligados a pagar todos los suertudos que en éste momento tienen trabajo. Pero el problema está en que cuando a éstos suertudos (por ahora) les toque jubilarse, su pensión dependerá de que existan otros que estén trabajando en ese momento futuro y coticen a la Seguridad Social. Pero claro, para cotizar depende de que haya trabajo, porque si resulta de que hay poco trabajo, y muchos pensionistas, el Estado no va a poder pagarles con lo que tomará medidas como rebajar las pensiones y subir la edad de jubilación. ¿Les suena esto de algo?. Sí, claro que les suena porque han sido las medidas que han tomado los Gobiernos recientemente. Este viejo sistema no funciona e irá a peor, por lo que se necesita una reforma.

En el capítulo I de la Reforma Fiscal hemos dejado claro que las Pensiones de Jubilación serán abonadas por el Estado de sus ingresos y que éstos ingresos del Estado no provendrán de los puestos de trabajo mediante las cotizaciones a la Seguridad Social, sino de los impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas y otros impuestos indirectos. Es decir, que los trabajadores no pagarán sus pensiones con su trabajo, por lo que no es requisito imprescindible el haber trabajado para poder recibir una pensión en el futuro.

Nuestra Constitución nos dice que tenemos el "derecho y deber de trabajar". Derecho que por ahora el Estado poco está haciendo para que se cumpla. Con el nuevo Sistema expuesto en el capítulo de La Reforma Laboral, todo aquel que quiera trabajar sólo tendrá que solicitarlo al Estado. En el caso de que algunos no quieran cumplir con su deber de trabajar (como Potxolo y su Mochila) entonces no recibirán dinero del Estado.

En cambio, todos los Españoles en edad de jubilación recibirán una pensión mínima, y todos de la misma cuantía, independientemente de los años que lleven trabajados o incluso aunque no hayan trabajado en su vida y ni hayan tenido intenciones de hacerlo (como ven, hasta Potxolo y algunos de sus familiares no muy lejanos, cobrarían su pensión de jubilación).

¿Y cuánto cobraré de pensión? ¿Y cuándo me podré jubilar?. Son las dos preguntas que las personas que han llegado hasta aquí en su lectura se estarán haciendo en este momento. La edad de jubilación será aquella (vamos a poner 65 años) en la que ya no exista el "deber de trabajar" pero sí se mantendrá el "derecho a trabajar". Las personas que decidan llegar a viejos y no morirse por el camino, al llegar a la edad de jubilación podrán decidir si quieren dejar de trabajar o seguir dedicándose a la actividad que tenían o a otra que quieran desarrollar. En el caso de que decidan seguir trabajando, los ingresos de la actividad se sumarán a la pensión de jubilación que les pagará el Estado. La cuantía de la pensión será la misma que recibían como sueldo mínimo cuando solicitaban un trabajo al Estado.

¿Pero es justo que los ricachones (entiéndase personas cuya coyuntura les ha otorgado un alto poder adquisitivo) reciban la misma pensión que un mileurista?. Para contestar esta pregunta no olvidemos que todos nos hemos convertido en empresarios, que hemos modificado el Régimen Fiscal y que la pensión que reciban se contabilizará como un ingreso más (de los muchos que tengan) y que deberán tributar en el impuesto progresivo sobre la Renta de las Personas Físicas. Con este sistema las personas con grandes ingresos retornarán vía impuestos una gran parte de la pensión de jubilación que reciban, mientras que los que sólo reciban como ingresos la pensión de jubilacion, la mantedrán íntegra al no tener que pagar en dicho impuesto.

Con el nuevo Sistema se evita la injusticia del actual sistema de que quienes están desempleados, como no están cotizando, en el futuro también tendrán menor pensión (Cornudos y apaleados). Para aliviar a los actuales desempleados el peso de los cuernos y el dolor de los palos, piensen en lo que escribe EL MAÍZ: Que coticemos o no a la Seguridad Social en el actual sistema, cuando nos llegue la jubilación, si es que nos llega ya que la irán alargando, lo tendremos pero que muy chungo para que podamos cobrar una pensión decente.

Un asunto importante a aclarar para que no se me asusten las personas que estén a punto de jubilarse y teman perder los derechos que llevan acumulados hasta ahora por los muchísimos años que han cotizado y el dinero que han invertido en ello. No se me asusten, repito, que no perderían ningún derecho, es más, en el caso de que la cuantía de la pensión obtenido con el sistema viejo fuese inferior a la obtenido con el nuevo Sistema, recibirían siempre la que les diese la mayor cantidad de dinerete.

Una vez que hayan leido hasta aquí, y espero que entendido, la Reforma de las Pensiones en el nuevo Sistema es hora de preguntarles su opinión en la encuesta de al lado. Y por favor, no me hagan la trampilla de votar varias veces, sean nobles y un voto por barba los hombres y otro por cabeza (o bigote, en su caso) las mujeres. ¿Vale?.

Sobre la Sanidad

EL MAÍZ aboga por una Sanidad Universal (pa´ to´ quisque) y "gratuita" (nótense las comillas) que se financie por medio de los ingresos recaudados por el Estado (y por lo tanto dejando fuera las cuotas de la Seguridad Social). Afortunadamente, no será necesario realizar ninguna Reforma Sanitaria en el nuevo Sistema porque, sencillamente, ya está hecha. Desde hace muchos años se vió que las cuotas que pagaban los trabajadores para su Sanidad y para sus Pensiones, no daba para todo y se decidió que la Sanidad pasase progresivamente a depender de los otros ingresos del Estado. Curiosamente, las cuotas que se pagaban a la Seguridad Social permanecieron constantes (en constante aumento, quiero decir) y se mantuvo a la Sociedad desinformada al respecto, de tal modo que aún hoy casi un 30% de la población aún cree que la Sanidad se paga con las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores. La situación actual es que a día de hoy, las cuotas de la Seguridad Social escasamente cubren las pensiones y que con total seguridad no podrán satisfacerlas en el futuro.

Aún así falta un pequeño detalle para que la Reforma Sanitaria esté completa, porque aún hay en nuestra Sociedad doscientos mil Españoles que no disponen de Sanidad (a pesar de estarla pagando). Y es que claro, a la Seguridad Social le pareció muy bien que el dinero para la Sanidad no saliese de su bolsillo, pero la muy lista se quedó con su Administración, y a todos aquellos desgraciados que se quedaban en el paro les quitaba el derecho a la Sanidad por no cotizar (Cornudos, Apaleados y encima, sin médico).

Sobre las prestaciones

Ya hemos comentado en el capítulo de la Reforma Laboral, que todos los españoles serán considerados empresarios (trabajando para sí mismos o para otros) y que aquellos que no consigan trabajo, lo podrán solicitar del Estado, el cual se los dará a cambio de un salario mínimo (y la obligación de trabajar). Por lo tanto desaparecerán las prestaciones por desempleo y las indemnizaciones por despido. Quienes no puedan trabajar por enfermedad, maternidad, jubilación o discapacidad seguirán cobrando la misma cantidad que si estuviesen trabajando para el Estado.

Serán nuestros vecinos, la Sociedad en general quienes se ocuparán de financiar al Estado, en función de la riqueza de cada cual, para que el Estado cuide de nuestros discapacitados, enfermos, embarazadas y jubilados.