Vende, alquila o comparte tus inmuebles en PUBLICASA.es, un portal inmobiliario de uso gratuito tanto para particulares como empresas.


El Maíz está a favor de:

  • La República, con Jefe del Estado, Jefe del Gobierno y Congreso independientes entre sí y elegidos por el Pueblo.
  • Reducción de Gobiernos y Corporaciones Locales.
  • Sistema Electoral proporcional a la población, eliminar el sistema que beneficia a los grandes partidos.
  • Suprimir el Senado.
  • Renovar y modernizar el Sistema Electoral.

¿Qué Sistema de Gobierno prefiere: La Monarquía parlamentaria o La República descrita?

0%

0%

0%


Número total de votos: 0


¿Es conveniente suprimir el Senado?

PROS:

  • Los Senadores tendrían que ponerse a trabajar.
  • No se habría aprobado la Ley Sinde.
  • El Estado ahorraría un pastón.
  • Se agilizarían los trámites legislativos.

CONTRAS:

  • Perdemos un importantísimo órgano de representación territorial. Sólo nos quedan tres más.

¿Con qué Gobierno Local nos quedamos?

0%

0%

0%

0%

0%

0%


Número total de votos: 0

Todas las reformas que se han expuesto en los capítulos anteriores para un cambio de Sistema se pueden realizar sin apenas modificar el texto de la Constitución Española de 1978. Es más, en algunos de sus artículos como el 31 donde habla de la progresividad de los impuestos y el 35 que trata del derecho y deber de trabajar, se debería aplicar más el Estado y no tenerlos tan olvidaditos.

Por lo tanto, las reformas en la Constitución de las que se hablen de aquí en adelante, serán las menos necesarias para cambiar el Sistema, pero, por el contrario, las más peligrosas de realizar y las que más calenturas y ampollas van a generar en salva sea la parte de determinadas personas o grupos.

El objetivo de la Reforma Constitucional, será el lograr un mejor rendimiento de los órganos legislativos y ejecutivos del Estado y del Jefe del Estado, es decir, que tanto el Congreso de los Diputados, como el Senado, como el Gobiernos y hasta el mísmisimo Rey o lo que le sustituya, trabajen más y nos cuesten menos. Con el mismo fin económico se propondrá modificar la organización territorial del Estado. También se propondrán reformas en atención a una mayor implicación de la participación ciudadana a la hora de tomar las decisiones del Estado, o sea, trataremos de acercarnos a una Democracia Real. Pero insistimos, son las menos necesarias de todas las reformas vistas hasta ahora.

Sobre el Sistema de Gobierno

EL MAÍZ no es un experto en ciencias políticas y teorías del estado, pero razonará sus ideas aplicando unos principios de especialidad y capacidad, de la siguiente manera:

  1. El Jefe del Estado debe ser una única persona con la capacidad de representar a ese Estado, pero que no intervenga en las decisiones gubernamentales del Estado ni en su Legislación.

  2. El Jefe del Gobierno de un Estado, la rama ejecutiva, debe recaer en una única persona capaz de formar un equipo de Gobierno y de dirigir una administración eficaz. Ni representará al Estado ni influirá en la cámara legislativa.

  3. El Poder legislativo del estado recaerá en una única cámara (el Congreso) formada por varios miembros con capacidad legislativa que representarán las ideas políticas del Pueblo en proporción lineal a la población del Estado. No tendrán poderes ejecutivos ni representarán al Estado, pero supervisarán sus actuaciones y las pondrán en juicio y conocimiento del Pueblo. Esta cámara elaborará unas listas de los aspirantes que considere capacitados para desempeñar las labores de Jefe del Estado y de Jefe del Gobierno.

  4. El Pueblo mediante sufragio universal tendrá la capacidad de elegir, mediante listas abiertas o agrupaciones políticas, a los componentes de la cámara legislativa de entre todos los españoles que deseen ser elegidos y tengan estudios de grado. El pueblo también elegirá al Jefe del Estado y al Jefe del Gobierno por medio del mismo sufragio de entre los aspirantes seleccionados por la cámara legislativa. El Pueblo no tendrá capacidad de legislar, pero se tendrá en cuenta su voluntad en cuestiones de relevante importancia o cuando el Pueblo así lo manifieste mediante sufragios específicos o referendums.

Estos cuatro puntitos expuestos modifican el Sistema de Gobierno y lo convierten en una República. No es nuestra intención plantar un pino en la tripa del Rey ni expulsar al Príncipe, pero sí que EL MAÍZ piensa que es el Pueblo el que debe elegir al representante de su Estado cada ciertos años, que mantener a una persona es más barato que mantener a toda una familia (bastante prolífica, por cierto) y que una persona en el poder durante mucho tiempo, generaciones incluso, no es beneficioso para nada ni para nadie. Esto no quita que el Congreso incluya a nuestro Campechanete y/o a su hijo en las listas electorales para que el Pueblo elija a su Jefe del Estado y que alguno salga elegido.

También nos hemos cargado de un puntazo al Senado, nuestro órgano de representación territorial. Lo lamento mucho señorías, gracias por sus servicios, adiós y que ustedes lo pasen bien.

Sobre el Sistema Electoral

La aplicación de los puntos anteriores también supone la modificación de la Ley Electoral, en concreto el sistema de asignación de escaños, que entendemos que ha de ser proporcional al número de votantes y con circunscripción Estatal, es decir, independientemente de la provincia donde se hayan realizado (Cada persona un voto y el mismo valor a cada voto). Y se suprime el sistema D'Hondt (no se pronuncie jóndete) de cómputo de votos, dando una oportunidad a todos los partidos pequeños y emergentes. ¿Por qué tenemos que elegir entre PSOE y PP? Si dicen que piensan diferente pero siempre acaban haciendo la misma política (la misma mierda, se podría resumir).

En cuanto al sistema de papeletas y urnas, a pesar de ser muy romántico y enternecedor y que con el chute de la ilusión democrática, nos den ganas de abrazar y besar a los miembros (entiéndase personas) de la mesa, existe actualmente la tecnología suficiente para usar las identificaciones y certificados digitales de cada persona para que puedan ejercer su voto directamente desde el salón de su casa. En atención a personas con dificultades, éstas siempre podrían acudir a los colegios donde se les ayudase a ejercer su derecho al voto por medios digitales. Tengan en cuenta que con el nuevo Sistema, el Congreso solicitará del Pueblo el apoyo para la toma de decisiones sobre determinadas acciones o actos legislativos con bastante frecuencia, y no es cuestión de andar dilapidando el dinero del Estado en un sistema caro, incómodo, arcaico y lento. Como ven, nos acercamos a la Democracia Real, esto es, tratar de conseguir que el único grupo de presión que influya en las decisiones del Congreso y del Gobierno, sea el propio Pueblo.

Sobre la organización territorial del Estado

Vamos a tratar este tema desde un punto de vista funcional y económico sin que se vean afectados los sentimientos nacionalistas o localistas del Pueblo. Fíjense que me refiero a los intereses del Pueblo, no a los intereses propios de los partidos nacionalistas que fomentan el sentimiento nacionalista de sus locales para ocupar plazas de poder. EL MAÍZ, como cultivo, no tiene esos sentimientos y cree entender que el sentimiento nacionalista o localista, es un sentimiento propio humano, una sensación de identidad con el lugar donde uno nace o se cría, unos recuerdos en cuanto a lugares, idioma, idiosincrasia, cultura, gastronomía, paisaje y clima que crean fuertes vínculos entre el lugar y la persona misma. Estos sentimientos unen mucho a las personas que se identifican con el entorno y los vecinos, pero aún une más el tener un enemigo común (cuando jugamos contra Alemania, somos Españoles. Cuando jugamos contra El Madrid, somos Culés). EL MAÍZ ve con tristeza como determinados políticos en busca de poder manejan estos sentimientos de la Población en beneficio propio.

El Estado se divide actualmente en Municipios, Provincias y Comunidades Autónomas. En cada punto de nuestra geografía existen cuatro Gobiernos: Un Gobierno Estatal, un gobierno de la Comunidad Autónoma, otro gobierno Provincial (Diputaciones y Cabildos), y además el gobierno Municipal (Ayuntamientos). Cada uno de ellos con su mejor o peor organización, con sus cargos políticos y de familiares de políticos, sus empresas públicas donde trabajan sus otros familiares, su mayor o menor corrupción, su mayor o menor eficiencia y capacidad de administración, sus dimes y diretes entre unos y otros, y su importante despilfarro de dinero de las Arcas Públicas.

Obviamente del Estado no podemos prescindir, pero ¿y de los demás Gobiernos? Son necesarios todos o podemos dehacernos de alguno o varios de ellos? Si eliminamos las Comunidades Autónomas y mantenemos las provincias que integran esas comunidades ¿ Se verán afectados los sentimientos localistas del Pueblo o por el contrario se harán más precisos, nítidos e identificados con la provincia? En cuanto a los Ayuntamientos, ¿Son todos completamente necesarios o podrá la Provincia atender las necesidades conjuntas de todos y cada uno de sus paisanos? ¿No será más eficiente la gestión si se unifican gastos y servicios?. Dejaremos estas preguntas en el aire para que cada cual las madure y pueda participar en nuestra encuesta.