El MAÍZ está a favor de:

(Nótese que las letras con azúl cielo son las típicas de la derecha derechona, mientras que las rojo infierno son las que corresponderían más bien a la izquierda izquierdosa)

  • Aumentar Impuestos progresivos sobre la renta de las personas físicas.
  • Eliminar el Impuesto de Sociedades
  • No Bajar los impuestos indirectos (al consumo)
  • No Subir los impuestos indirectos (al consumo)
  • Suprimir las cuotas de la Seguridad Social.
  • La Sanidad Universal y Gratuita.
  • Eliminar todos los títulos al portador (el dinero en efectivo).
  • Aplicar nuevas tecnologías de pago e identificación personal.
  • Que el Estado de empleo a los que lo soliciten.
  • Suprimir los Convenios Colectivos.
  • Eliminar las prestaciones por Desempleo
  • El despido libre.
  • Suprimir Sindicatos (las ayudas que reciben).
  • Eliminar la figura del liberado Sindical.
  • Una Pensión Base de Jubilación Universal, no sólo para los que han trabajado
  • Jubilación voluntaria, se podrá seguir trabajando y al mismo tiempo cobrar la pensión
  • Reforma Constitucional.
  • La República, con Jefe del Estado, Jefe del Gobierno y Congreso independientes entre sí y elegidos por el Pueblo.
  • Reducción de Gobiernos y Corporaciones Locales.
  • Sistema Electoral proporcional a la población, eliminar el sistema que beneficia a los grandes partidos.
  • Suprimir el Senado.
  • Renovar y modernizar el Sistema Electoral.

Nace EL MAIZ

Una nueva ideología para un nuevo Sistema.

En algunos países árabes han surgido revueltas por parte de sus ciudadanos en busca de un Sistema Democrático. En España, que siempre queremos más, los movimientos se dirigen a que el Sistema Democrático que tenemos funcione. Es la petición de un Pueblo descontento, indignado y , por qué no decirlo, muy cabreado con la situación actual, que si bien podría ser peor, porque tiene la suerte de vivir en un periodo de paz, también es cierto que tienen un futuro muy incierto, o mejor dicho, muy previsible en cuanto a sus perspectivas de trabajo, ingresos, vivienda y capacidad de influir en el destino y el gobierno de su Nación. Estas personas se han dado cuenta de que no tienen ningún poder en la toma de decisiones de su País, que son otros grupos externos o internos al Estado, bien situados y poderosos, cuya capacidad de presionar al Gobierno de un País hace que éste tome decisiones contrarias a la propia voluntad del Pueblo.

Los Ciudadanos (o Súbditos), algunos de ellos bien formados y casi todos muy bien comunicados entre sí, han tomado conciencia de que la Democracia no es real y no funciona, de que no tienen ni trabajo, ni vivienda y, lo peor, ni futuro o perspectivas de cambio. También han comprobado horrorizados que el Sistema actual de Pensiones no les asegura su paga de jubilación (ni siquiera su jubilación), de que están rodeados de corrupción, de tráfico de influencias y de ladrones, de individuos en el poder (o cerca de él) que despilfarran, malgastan y roban el dinero público. Pero por suerte, aún no se han dado cuenta de que aunque ganen poco (o nada) están pagando muchos impuestos, y de que la diferencia entre lo que pagan ricachones y pobretones es casi inexistente.

EL MAÍZ no es de izquierdas ni de derechas, sino todo lo contrario...

No existe Democracia en España ni en el mundo, porque la que existe es una ilusión, una adormidera legal, un juego entre los partidos políticos por arrebatarse el poder. Pero no un poder suficiente para cambiar los designios de una Nación, no se equivoquen, ese poder no lo tienen, ese poder es propio de los grupos de presión que se enraizan en el Sistema y cuyo poder crece más y más, afirmando y asentando el Sistema en el que viven. El poder político se podría definir como un poder residual, aquel que pueden ejercer sólamente dentro del Sistema en el que están inmersos, que satisface sus propios y egoístas intereses y que no se arriesgan a emplear para reformar un Sistema del que ellos mismos forman parte. Aún así, este poder residual que les queda no es moco de pavo, administran el Tesoro y el territorio de un País (o Comunidad Autónoma, o Diputación, o Ayuntamiento), dirigen sus empresas, instituciones y organismos públicos, contratan a dedo, trafican influencias y contactos, promocionan a amigos y familiares..etc. Esto es lo que ven las movilizaciones anti-Sistema, grupos de personas que comparten sus pensamientos libremente y sin censura, agrupaciones que se movilizan, que aportan su trabajo y su dinero a un País que lo malgasta, los maltrata y además no permite que le gobiernen.

Todos estos grupos anti-Sistema tienen algo en común, saben que las cosas van mal, que el Sistema falla, que no sirve, que cada vez es más injusto y que se está pudriendo. Pero no suelen aportar un Sistema alternativo, no muestran una propuesta de cambio. Además, los defensores del Sistema actual que sufrimos (o disfrutan, algunos), alegan y con toda la razón del mundo, que es el mejor Sistema que ha funcionado hasta ahora en toda la Historia.

El Sistema actual está en un estado de equilibrio, es decir, que por mucho que actuemos sobre uno o unos pocos de sus fundamentos, el resto de elementos hará que el sistema se vuelva a estabilizar y siga siendo el mismo. Para cambiar un Sistema, (al igual que cuando queremos tunear un coche para que pueda cargar cuarenta toneladas), no podemos actuar solamente en uno de sus componentes (el motor o las ruedas), sino que tendremos que realizar una reforma integral del Sistema (o comprarnos un camión). Es necesaria, por tanto, una reforma que incluya a todos sus componentes y que el resultado logrado alcance un nuevo equilibrio.

¿Qué es EL MAÍZ?

EL MAÍZ es una nueva publicación española cuya ideología no es de izquierdas, ni de derechas, ni de centro, sino todo lo contrario. Es, por tanto, una ideología de fuera del Sistema actual, es la exposición de un conjunto de ideas y reformas necesarias para implantar y lograr un nuevo Sistema. Un Sistema más democrático, más justo y más pendiente del Pueblo. Un Sistema más eficiente, con un menor consumo de recursos y con una carga Fiscal más trasparente y adecuada a los ingresos de cada persona. Un Sistema con una mayor libertad emprendedora y empresarial, que cuida de los enfermos, de nuestros mayores y de los minusválidos. Un Sistema que nos asegura la Sanidad, las Pensiones y un puesto de trabajo. Y por último, un Sistema que controla la corrupción, suprime la economía sumergida, las mafias, el dinero negro, los sobornos, las malversaciones y aumenta la Seguridad Ciudadana.